La Musa Medusa

“Yo soy la verdadera protagonista de las canciones de Charliepapa”

En Twitter, fanáticos de la banda merideña se disputan entre el #InvéntatelaTú y #LaVerdaderaHistoria

En el marco del concurso convocado por la banda merideña Charliepapa, en su cuenta en Twitter, bajo en Hashtag #InvéntatelaTú… La Musa Medusa ha enviado un comunicado a los medios a nivel nacional con lo que ella relata es la “verdadera historia” de los nombres y las letras de las canciones de Charliepapa. En el asunto marcó “Sin Inventos ni nada”, y aquí lo publicamos.

“A quien pueda interesar… Yo soy La Musa Medusa, la verdadera protagonista de las canciones de Charliepapa y ha llegado el momento de contar como es todo… ¡No soy solamente el nombre de un blog!

Conocí a Mattia, Félix, Osheye y Jonaz en la Quinta Giuliana (Sí… Es una casa que existe en Mérida) y allí, comenzó la historia musical de esta banda… Ese mismo día… Cuando nació “Tatuco”.

Uno de los integrantes se acercó a decirme algo así como: “Más buena que bañarse con tatuco…” Cosa que hizo que mi cara reflejara muchas cosas… (No es un piropo muy conocido que digamos) A ello, y en manera de broma, para responder a tan extraño comentario, respondí: “Has causado calores, temblores y sudores en mi cuerpo”, frase de la canción llamada por supuesto “Tatuco” y con la que me hicieron la invitación formal a ser La Musa de Charliepapa “Pues todos los músicos tienen una Musa”…

Por tan rara manera de conocerlos y por su propuesta, no me sentí segura, no vi muy claro el asunto de ser la Musa de una banda, así que no acepté su invitación. El rechazo dio nacimiento al tema “A través”, que me enviaron en un mail y con el cual me convencieron. Pero yo agregué una condición al contrato… No quería ser la Musa de toda la banda… Quería ser la Musa de uno de ellos. Charliepapa aceptó, sin decirme quién sería el indicado.

“El indicado” y yo comenzamos una comunicación virtual para yo ser la fuente de inspiración de él y a través de él, de la banda. No podíamos vernos… La Musa debía ser intocable, casi irreal… y Galileo, pasó a ser su seudónimo, pues yo no podía saber quién de los Charliepapa era… Así llega el tema “Galileo” y su letra. Hoy le digo a Galileo: No me iré.

Los encuentros virtuales pasaron a ser reales, pero efímeros, hasta que Charliepapa me invitó a Cacute… Este título no necesita mayor explicación… Ustedes saben que pasó en “Cacute”… Y sí… Obviamente con “Galileo”. ¡Bueno fue! Bueno es…

Pero yo ya me creía eso de ser Musa, y como las musas no se enamoran, dejé Cacute y Charliepapa sin mayor explicación. ¿Cuál es mi sorpresa? Galileo me envía un mensaje con lo siguiente: “Gracias por dejarme Gélido”, y es por esto que nace el tema “Gélido”, una canción que me pegó mucho y me hizo regresar.

Pero lo de Gélido corría y extendía… y al llegar, me encuentro con un mail y la letra de “Sr. William”… ¿Y quién es William? El dueño de la casa de Cacute… La letra de “Sr. William” fue la mejor respuesta que pude tener…

A partir de allí, comenzó una relación amor-odio con Charliepapa, pues yo soy la Musa, pero Galileo es Galileo pues…

Charliepapa decide buscar una nueva Musa… ¿Pueden creerlo? Recibí un mail donde me dijeron que se iban a una semana de “Arenal y Bodoque” para componer nuevas canciones… ¡Bodoque les quería lanzar yo en ese momento a toditos! Pero solo les respondí “siempre saldrán los ecos del ayer y ustedes volverán” (Es que ¿cómo unas montañas y unas olas podían ser más Musas que yo…?) ¡Bingo! Regresaron la semana siguiente INSOLADOS…

Por la insolación no podían salir de sus casas, y no hallaban cómo decirme que solo habían logrado una canción… Así que me envían un mail con la letra de “POC”, que como ya saben expresa los verdaderos sentimientos de la banda para la Musa y las nuevas exigencias… El asunto con POC fue el siguiente: El título del mail era POC, pero un día que dejaron el correo abierto, vi que en Borradores había otro mail llamado POC, y ¿saben que significaba? “Para otra canción” (Y yo jurando que era algo así como “Perdónanos otra vez ¡coño!”) Resultado final: La canción se quedó POC.

Ya era la segunda canción que el nombre no me tomaba en cuenta, las letras sí, pero los títulos no, así que decidí buscar ser la Musa de otras bandas… Ellos lo tomaron como venganza. A lo que les respondía: “¿Y ustedes qué esperan?”. Por esto me pagan con la canción “Lo que Esperé”, tema que me hizo reflexionar y regresar con Charliepapa. Después de todo, ya eran parte de mi vida, ya les tenía cariño, a uno… más que a los otros…

Este regreso fue puro amor… Era la Musa, la amiga, la mejor… Y así, una noche, después de un toque, Galileo me llevó a la Galaxia 69… En todos sus sentidos… En todos sus significados. ¿Por qué la canción se llama G-69? En realidad fuimos a un motel de mala muerte de última hora y nos tocó la habitación 69, pero como la noche estaba estrellada pusieron la canción romanticona.

Pero las musas y los músicos nunca estarán bien del todo… Todo había cambiado, era frío, había un “Vacío”… Título de este tema con el que la musa vuelve a despedirse, se publica Quinta Giuliana y los Charliepapa se vuelven famosos.

Parte II… El regreso de la Musa…

Mi regreso a Charliepapa fue por la invitación a un toque… Pero como los famosos eran ellos y no yo, tuve que verlos desde la entrada del local… Cuando me escribieron dónde estaba, que si los estaba viendo, respondí: “Claro que los veo, pero “Borroso”… Esa palabra y ese encuentro dan vida a este tema que es uno de mis favoritos… Regresaba el amor…

Pero, como se hizo costumbre, luego de una canción de amor, venía la de joderme la existencia… ¡Esa es la vida de las musas! Cuando las cosas salían mal, era mi culpa… y Galileo me advirtió que escribiría sobre ello… (O sea, ya me avisaba, gracias). Ese aviso, fue “Papas Maquetas”… Que se llama así, porque la discusión la tuvimos preparando unos perros calientes caseros, pero se nos acabaron las papas, y al perro de… Le rayamos cartón… (No notó la diferencia).

Seguían los toques de Charliepapa a nivel nacional y volvimos a pasar al tema de que las canciones eran para mí, pero no sus nombres… En un viaje (ya los acompañaba a algunos toques) mientras escribían Sin Vuelta Atrás (“Vuelta en L”) (Y cabe resaltar que en esta me aclararon que yo no tenía nada que ver) surgió la conversación sobre si los hombres son como la letra L (Es momento de hacer la letra L con nuestras manos y entender el chiste), pero obvio, los Charliepapa dijeron que ellos eran L volteadas, por esta razón Sin Vuelta Atrás pasó a ser Vuelta en L.

Durante un febrero nacía la letra de “Carnaval”, así que no crean que se llama así, como crítica a la sociedad y sus máscaras, se llama así porque estábamos en pleno Carnaval… Con este tema me hicieron sentir bien porque me dedicaron la frase “Quiero decir que para mí, eres el centro de mi compás”…

Nuevamente dos canciones en las que yo no tenía prácticamente nada que ver… Me distanciaba, ellos lo sentían. Quisieron recuperarme con “Diste”, ellos sabían que con una canción me mataban, y aunque este tema es otro que describe muy bien la relación de Charliepapa con la Musa, esta vez, Galileo también se distanciaba, y escribe la letra de “Avena”… Con ese tema supe qué le pasaba a Galileo, pues un día al preguntarle el típico “¿Qué te pasa?” Me respondió sutilmente “Avena por la garganta”… Ese es el cuento.

En una entrevista les preguntaron quién era la musa que inspiraba las canciones de Charliepapa, y respondieron sin pestañear: “Claribel”, se llama Claribel” (Cabe destacar que no me llamo Claribel) y con esto, pasé mi renuncia oficial a la banda. (Tanto tiempo, tantas canciones supuestamente para mí ¿y resultaba que la pana se llamaba Claribel? Naaaah!).

Me enviaron una carta, escrita a mano, con la letra de Claribel, explicándome que ese era mi nombre artístico, que era una demostración de cariño y atención; escribieron hasta lo que ese nombre “significaba para ellos”… (Luego busqué en internet y vi que el significado del nombre se lo copiaron de tuparada.com) Pero bueno, fue un lindo gesto.

Otra canción que tiene su historia es “Hamada Del Draa”… A los Charliepapa les encanta viajar y un día fuimos (Sí, me llevaron) a Falcón, por la playa y eso, para grabar el video clip de Arenal y Bodoque (Cosa que no sucedió por lo fuertes y rápidos problemas de insolación de estos muchachos). Sin embargo, en nuestra estadía nos pasamos por los Médanos de Coro, cosa que los chicos siempre han comparado con la Hamada del Draa en el Sahara (Solo ellos claro) y de allí nace esta canción… Es más, Charliepapa tiene un álbum privado en Facebook titulado “Nosotros en la Hamada del Draa”, pero puro cuento… Son los Médanos.

Entre otros significados, dijeron que por repetición, la Hamada del Draa sonaba como “Amante del Drama”… Frase que me dicen a ratos… (De cariño creo).

Para este tiempo de los Médanos, ya “La Musa Medusa” era el nombre del blog del sitio oficial de banda… y sin un crédito para mí, ni siquiera aclararon que yo existo… Me metieron el cuento que la gente no podía saber que yo era real, y entonces me representaron con una sirena… (¿Han visto?) Nuevamente me marché… Me usaban y no me daban crédito en el blog? La que se come las sobras pues… La carroña… Ya saben que viene…

Durante varios días me llamaron “Zamuro…” cosa que me molestó aún más… “Zamurito vuelve, no hay musa como tú”… ¡¡¡Jamás!!! Pero cuando escuché la letra de Zamuro… Hasta lloré… Ha sido el tema que más ha logrado conmoverme… La distancia entre Charliepapa y yo siempre es una canción.

Cuando regresé ya habían compuesto “Voy Tranquilo”, tema que llamaron así, pues pensaron que si no regresaba con Zamuro, me picarían con un título así y yo regresaría para saber si estaban muy tranquilos como parecía. Por cierto, los grillos que suenan en ese tema son de verdad. Uno de los integrantes colecciona grillos vivos… Y son los que suenan en esa canción.

Y así, se publica 20.000 Leguas Cuadriláteras, que en realidad iba a llamarse “20 cuadras a la redonda”, pues era el objetivo cuando se dividieron las cuadras donde venderían cada uno los discos en Mérida, pero para que sonara más poético, inventaron lo de las leguas cuadriláteras. Al final, para seguir conquistando mi corazón, cuando me entregaron mi disco, Galileo había dejado escrito: “Para la musa, más allá de 20.000 leguas cuadriláteras”… (¡Buena dedicatoria, no?)

Esa es la historia… Atte. La Musa…”

Drop a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *